Noticiario

El éxito más profundo: Reseña de Made in Abyss

El éxito más profundo: Reseña de Made in Abyss
Información básica
  • Made in abyss.
  • Estudio: Kinema Citrus.
  • Equipo: Masayuki Kojima (director), Hideyuki Kurata (adaptación del guion), Kazuchika Kise (diseño de los personajes).
  • Año: 2017.
  • País: Japón.
  • Episodios: 13; 25 minutos por capítulo a excepción del último, que dura una hora.
  • Género: Aventuras, ciencia ficción, fantasía. 

La ciudad de Orth se creó en torno al gran agujero que penetra hasta lo más desconocido de lo profundo de la Tierra. En esta ciudad vive Riko, una niña que se prepara para convertirse en una exploradora del abismo, es decir, en una Cave Raider.
La historia de nuestra protagonista comienza el día en el que, en una exploración al abismo, los Cave Raiders encuentran una carta de su madre, una de las exploradoras más famosas de su tiempo, desaparecida en el abismo poco después de que Riko naciera. El mensaje de la carta, "En el fondo del inframundo estaré esperando", impulsa a Riko a iniciar su clandestino viaje hacia lo más hondo de la tierra. En esta aventura la acompañará su reciente amigo Reg, un chico semirobótico con amnesia cuyos orígenes parecen estar muy vinculados a las profundidades del abismo.
Sin embargo, el abismo es un lugar peligroso y cada capa oculta más misterios que la anterior. Los dos niños tendrán que enfrentarse a diversos riesgos, monstruos y enemigos inesperados, todo ello siempre bajo la terrible maldición del abismo.

Opinión personal (libre de spoilers)
Si hablamos de 2017 en términos de anime, se podría dividir a la gente en dos grupos: los que dijeron “Made in Abyss no es lo que parece ser” y los que lo escucharon. Y luego estamos los híbridos que, como yo, de tanto escucharlo nos animamos a verlo, para comprobarlo de primera mano.
No hay mucho que pueda decir de este anime que no se haya dicho ya: no por nada salió escogido como anime del año en diversas votaciones populares. Made in Abyss ha estado en boca de todos. Aun así hay varios puntos que quiero tocar, algunos que ya han sido tratados por muchas otras personas (pero, seamos claros, no se puede pasar por alto ciertos elementos al hablar de este anime), y otros que, a mi modo de ver, no han sido tan destacados como deberían. 
 
El primero de ellos es el referido al dibujo y a la animación. Hay que tener en cuenta que la historia se desarrolla en un entorno nuevo y totalmente inventado, por lo que el trabajo de ambientación es mucho más complejo de lo que se percibe a simple vista: los escenarios deben plasmar una realidad que encaje totalmente con la historia y que no puede ser representada de cualquier manera, porque en Made in Abyss los fondos tienen una gran presencia. El resultado es impecable. Por lo que tengo entendido, parte del equipo de trabajo en el diseño de fondos contaba con experiencia en películas de Studio Ghibli, y realmente esa aura mágica, aunque con estilo algo diferente, está presente y se convierte en uno de los elementos hipnóticos de la serie.

El éxito más profundo: Reseña de Made in Abyss
El diseño de personajes fue algo bastante controvertido por su apariencia infantil (volvemos de nuevo al “no es lo que parece"), pero de eso hablaré luego. Lo que quiero resaltar aquí es cómo los personajes encajan a la perfección con los lugares de ambientación: también ellos, al contar con diseños cargados de originalidad, presentan ese aura mágica y fantasiosa. Basta con echar un vistazo a Reg o Nanachi para entender a qué me refiero. Y, aunque aquí me esté refiriendo a los personajes principales, también se podría incluir a los monstruos y demás seres del abismo.
El conjunto es, en definitiva, artísticamente irreprochable. Todo encaja a la perfección, sin que nada se vea nunca fuera de lugar: no solo en diseño, sino también en el tratamiento de la luz, el movimiento y un largo etcétera.
Por otro lado, el argumento tiene a su favor que han sabido convertir una idea básica en una historia bien explotada. El tema de “alguien se interna en un lugar misterioso en busca de alguien a quien quiere”, no es nada nuevo. Buena parte de lo que pasa en la serie es simplemente lo que se promete en el argumento: en su búsqueda por el abismo, Riko y Reg se enfrentan a peligros. Sin embargo, el brillante planteamiento de este nuevo mundo, sumado a unos personajes tridimensionales, hace que te sumerjas en la historia y lo sientas todo de una manera real y cercana, sin necesidad de que tengan lugar grandes plot-twist (que alguno que otro hay, de todas formas).
Y aquí quiero resaltar (y agradecer) la manera en la que los personajes se alejan del típico canon de la pareja de aventureros: el fuerte, valiente y seguro, y el inteligente, débil y miedica. Los dos personajes principales son inteligentes a su manera y se complementan de una manera diferente a la habitual: Riko es débil, pero osada y segura, mientras que Reg, pese a ser más fuerte, es mucho más temeroso e indeciso. 
 
El éxito más profundo: Reseña de Made in Abyss
Pero ahora vayamos al meollo de la cuestión: ¿Es Made in Abyss lo que parece o no? No entraré en detalles para alejarme de la tentación del spoiler, pero he de decir que, en mi caso, el estilo infantil de los personajes que fue tan criticado encaja bastante bien con lo que es el anime en sí. Son muchos los que defienden la opinión de que este tipo de diseño crea una sensación equivocada del anime, que es mucho más crudo de lo que sus personajes, con ese aspecto tan inocente, sugieren de él. Que son muy kawaii para lo gore del anime, vaya.
Tal vez sea porque desde el primer minuto vi Made in Abyss esperando que me demostrase que escondía mucho más de lo que aparentaba. Y tal vez mi opinión sea controvertida, pero durante los nueve primeros episodios, de trece que tiene, Made in Abyss es justamente lo que parece ser: un anime sobre las aventuras de unos niños. Tiene momentos que ya adelantan ese lado más oscuro (como los momentos en los que la maldición afecta a Riko o los capítulos en los que aparece Ozen), pero no es hasta el capítulo 10 cuando la serie deja claro de qué es capaz. De nuevo, no profundizaré en ello para no hacer spoiler: quién lo haya visto sabrá de qué hablo, y quién quiera verlo, lo descubrirá por sí mismo. Basta con decir que hasta ese momento veía el anime como quien ve un cuento y, al llegar a ese punto, miraba la pantalla porque necesitaba leer los subtítulos (porque en el fondo estaba deseando taparme los ojos). Y aquí tengo que detenerme un momento para hablar del trabajo de doblaje… sugoi. Admirable hasta puntos difíciles de expresar. 
Pero, más allá de la intensidad del capítulo concreto, hay que recordar siempre que Made in Abyss tiene como protagonistas a dos niños y es su visión del mundo la que quiere transmitir. Y su visión del mundo es ingenua, por mucho que se endurezca a medida que descubren los horreres del abismo; que el estilo sea infantil no hace más que ayudar a empatizar con la mentalidad de los personajes. 
 
Por lo tanto: Made in Abyss, aunque inicialmente sí lo es, llega a un punto en el que demuestra de lejos que no es lo que parece. Ahora bien, ¿implica esto que sea un anime tan maravilloso como lo han definido tantos? Yo, que lo he visto tiempo después de su estreno y, por lo tanto, con una ya anunciada (aunque pendiente de fecha) segunda temporada, digo que sí. Sin embargo, si la hubiese visto antes de que esta se confirmase, como fue el caso de todos aquellos que la siguieron desde el momento de su estreno, mi opinión habría cambiado notablemente. El porqué es sencillo y reside completamente en el final del anime: a partir de ese célebre capítulo 10, la serie toma un camino muy distinto a su línea anterior. Aparecen personajes nuevos de importancia y una subtrama. Y, a medida que esta subtrama se desarrollaba, y por mucho que el último capítulo fuese un especial de una hora, yo era cada vez más consciente de que no iba a dar tiempo a cerrar el argumento en el tiempo que quedaba y empecé a temer, cada vez más, al final abierto que inevitablemente se me venía encima. Decir que el último capítulo tiene final abierto sería quedarme corta, muy corta. Sería más apropiado decir que se corta la serie, así, sin más. Si no hubiese sabido que se trataba ya del último capítulo, habría ido a poner el siguiente. Así que sinceramente no acabo de entender a esos que fueron defensores acérrimos de la serie desde el momento en el que terminó, porque si yo hubiese visto ese final y tuviese ante mí la posibilidad de que fuese el final definitivo, sin que hubiese continuación, me parecería que había malgastado mi tiempo. Porque la serie vale la pena, pero el hilo principal no se cierra y creo que a la mayoría de gente le gusta que las series tengan un final; aunque sea abierto o interpretativo, como el de Princess Principal, por ejemplo, pero que sea un final.

El éxito más profundo: Reseña de Made in Abyss
Pero ahora, a sabiendas de que habrá una segunda temporada, sí que me atrevo a recomendar este anime. Y a recomendarlo con ganas. Porque puede que no sea el anime perfecto del que habla tanta gente, pero es un buen anime, que engancha y que tiene momentos que te quitarán la respiración. Ahora bien, si eres una persona impaciente, tal vez sea mejor que esperes a que la segunda temporada esté más cerca, porque el final de la primera hará que la espera sea larga.

No hay comentarios.