Noticiario

Así fue el Japan Weekend de Madrid

La línea 8 del metro de Madrid es la forma más fácil de llegar a IFEMA, y en las mañanas del sábado y domingo se llenó con gente ataviada con pelucas y cosplays. Aunque dadas las fechas habría quien pensase que se debía a las celebraciones de carnaval, la realidad es que el pasado fin de semana se celebró en el recinto ferial el Japan Weekend Madrid. En la entrada de hoy os hablaré de cómo ha sido esta edición, centrándome especialmente en las actividades del domingo 11 a las que tuve el placer de acudir. Al tener que compaginar las actividades que más me interesaban no pude asistir a todo lo que me habría gustado, pero aun así os informaré de aquellas a las que sí asistí de la mejor forma posible. 
Así fue el Japan Weekend de Madrid
Invitados
En mi día en el Japan Weekend pude  ver en directo a varios de los invitados al evento en sus  charlas y actuaciones. Para este tipo de actividades había habilitados varios escenarios (escenario principal, de paneles, de conferencias y de actividades).

Cyarin y Picolo
Cyarin es una artista freelance holandesa que ya había acudido a ediciones anteriores del JW. En esta ocasión estaba acompañada del brasileño Gabriel Picolo, compañero de oficio y amigo suyo, conocido principalmente por sus dibujos de los Teen Titans de DC o su serie de ilustraciones Icarus and the sun.
Compartiendo micro, los dos ilustradores hicieron un Q&A en el que respondieron a muchas de las preguntas de la gente que había acudido a verles. El intercambio de preguntas se realizaba en inglés, pero disponían de traductoras que facilitaban la comunicación entre los invitados y los asistentes. Cyarin y Picolo hablaron, en un tono cercano y muy agradable, de gran variedad de temas: desde sus trabajos más recientes, hasta cómo las redes sociales han influenciado su carrera artística, pasando por explicaciones sobre la vida de un dibujante independiente, o consejos de dibujo.
Por coincidencia de horarios no pude asistir a la conferencia de Yann le Gall (que trabajó en storyboards y como diseñador de escenarios en series como PrincessPrincipal, No Game No Life o Miraculous Ladybug), que seguramente también fue muy interesante, pero realmente creo que el Q&A de Cyarin y Picolo era de asistencia obligada a todo amante del dibujo y la actitud entregada de ambos artistas acabó por demostrar que valía la pena asistir.
Por la tarde los ilustradores realizaron dos sesiones de firmas, y el éxito que tuvieron era más que evidente: en las dos se creó una larga cola de fans que esperaban ansiosos su turno.

Deadlift Lolita
Este dúo musical fue el primer invitado confirmado del evento y también uno de los que causó más expectación. Los integrantes son Ladybeard, un culturista australiano, y Reika Saiki, japonesa y también culturista. Su estilo de música es una curiosa combinación entre el pop japonés y el heavy metal que, aunque puede gustar más o menos, no deja indiferente a nadie.
La tarde del domingo, se subieron al escenario, llenos de energía, e hicieron enloquecer a su público con sus canciones y sus coreografías, que nada tienen que envidiar a una buena clase de fitness. Entre canción y canción, en un chapurreo de inglés, japonés y español, dedicaban pequeños ratos a charlar con los que habían acudido a verles, asegurándose de que el ánimo no decayese. Su éxito fue tanto que, cuando el concierto hubo terminado, la gente se lanzó al grito de “¡Otra!” hasta que los dos volvieron al escenario para cantar una última canción. Tras esto, staff del evento les homenajeó con un ramo de flores y un póster del JW para cada uno. Deadlift Lolita también realizó firmas y Q&A en las que sus fans pudieron verles de manera más cercana.
Así fue el Japan Weekend de Madrid

Otros invitados
El Japan Weekend contó con otros invitados a los que yo no pude ver, pero que pueden ser de vuestro interés, como Tempura KIDZ, Reika, Vocamerica, KANAME, Grupo USFA o Mitsuru Nagata. De todas formas, si queréis saber más sobre ellos, podéis encontrar información en la sección deInvitados de la página oficial de Japan Weekend.

Concursos
Podría decirse que los dos concursos más destacados del Japan Weekend son el Idol Festival y el concurso de Cosplay. Yo vi ambos concursos en un combo, por así decirlo: aunque no pude ver el Idol Festival, los ganadores actuaron antes de la pasarela de cosplay y los segundos y terceros clasificados, al final de esta. Las tres actuaciones estaban cargadas de energía y buen rollo, perfectas para amenizar mientras los concursantes de la pasarela se preparaban para salir, primero, y para hacer más ligera la espera hasta la entrega de premios, después.
Pasando a la pasarela en sí, esta contó con la participación de 70 aspirantes, lo cual no es de extrañar teniendo en cuenta que el ganador sería elegido como representante español en la categoría de solos en el International Cosplay League, que se celebrará en septiembre en la próxima edición del JW de Madrid. El nivel de la pasarela era muy alto y más de un concursante arrancó el aplauso del público con sus ingeniosos métodos para hacer destacar su cosplay. El jurado, compuesto por varios cosplayers de renombre, así como por el representante español y ganador del último ICL, terminó por otorgar el primer puesto a Darka Cosplay, a la que desde esta página deseamos mucha suerte para el concurso de septiembre.
Otros concursos que tuvieron lugar fueron el concurso de Karaoke y el de Asian Cover Dance.
Así fue el Japan Weekend de Madrid

Otras actividades
Esta edición de Japan Weekend contó con un recinto de cine en el que se hicieron proyecciones, como la película de Tokyo Ghoul, por ejemplo. Con numerosas sillas y un entorno más oscuro, a imitación de una sala de cine, y apartado de otros escenarios que pudiesen interferir en el audio, los asistentes pudimos disfrutar de proyecciones en buena calidad, cosa poco habitual dada la falta de cine japonés en España.
Por otro lado, en las zonas de Cultura y Actividades, Videojuegos o Instituto Kojachi, entre otros, se realizaban clases y talleres de todo tipo en los que grupos más o menos pequeños podían aprender japonés básico, jugar a adivinar openings, pasar un buen rato con juegos de mesa de SNK, dibujar, e infinidad de cosas más. El ambiente en estas zonas era interactivo y relajado y los coordinadores de las actividades siempre eran muy agradables con los participantes.

Stands
Como ya os informé en la entrada anterior sobre el JW, entre los numerosos stands que hay en Japan Weekend, hay que distinguir entre comerciales y no comerciales.
En los stands comerciales había muchas tiendas de manganime que aprovechaban el evento para vender sus productos: la mayoría de ellos tenían un precio similar a los que tendrían en la tienda (sea física u online) pero realmente había cosas muy chulas y, si buscabas bien, podías encontrar alguna ganga de tu anime favorito que llevarte a casa. La variedad era mucha: desde posters hasta figuras, pasando por peluches, mangas y mil cosas más.
Los stands no comerciales los llevaban artistas y artesanos independientes que en muchas ocasiones tenían como objetivo principal darse a conocer, así que vendían su obra a muy buen precio. Yo volví a mi casa con los bolsillos literalmente llenos de tarjetas de contacto con las redes, porque había un montón de artistas buenísimos de cuyo trabajo quiero estar bien enterada. Pero podría hacer una entrada completa solo hablando de ellos, así que no me voy a extender más.

Organización del evento
A la organización del evento se le pueden poner muy pocos peros. Todo el personal parecía muy bien coordinado: charlas y actuaciones empezaban con bastante puntualidad y eran siempre bien llevadas, el punto de información ayudaba de forma eficiente y no hubo ningún altercado que entorpeciese el día.
Además, la luz amarilla de ediciones pasadas desapareció para dejar paso a una luz blanca mucho más agradable (y mucho más favorecedora para las fotos). El sonido sí podía en ocasiones llegar de un escenario a otro y complicar la audición a veces, pero no era nada con lo que no se pudiese lidiar.
Y, como no, hay que hablar del buen ambiente que reinó en el evento: todo el mundo allí presente compartía una misma pasión por el manga, el anime o los videojuegos y eso hacía que todo el mundo se tratase de forma amigable. Si a alguien le gustaba el cosplay de otra persona, aunque no le conociese, simplemente se acercaba con una sonrisa y pedía una foto. Si alguien llevaba el cosplay del peor enemigo del personaje del que ibas tú, bromeabas y, entre risas, le retabas a una pelea. Además, entre la gente podía distinguirse alguna que otra cara conocida del mundo otaku español, como el YouTuber SendoSenpai.
En definitiva, hay que agradecer a los organizadores de Japan Weekend Madrid haber realizado un evento como este. Porque cuando, al terminar la tarde, la gente volvía a la línea 8 del metro de Madrid, todos sonreían.
Y vosotros, ¿habéis estado en esta edición del Japan Weekend? ¿O en algún evento similar? Si no lo habéis hecho, os animo a ello ¡Compartid vuestras experiencias en comentarios!
 

No hay comentarios.